La Cáscara, exótica experiencia de ir al teatro en un bar

Un foro cultural que apuesta a generar consumidores de arte

Convertido en escenario para los artistas y creativos zacatecanos, ha sobrevivido al fenómeno del consumo de la novedad.

  img_1702_opt 

Alonso Chávez Landeros

En la capital zacatecana los jueves ya no son únicamente de cine, sino también de teatro, conciertos y otros eventos que en su menú artístico ofrece La Cáscara, un foro que representa una opción para divertirse mientras se consume arte fuera de las ofertas institucionales.

La Cáscara pudiera describirse como un escenario multidisciplinario, pensado para disfrutar desde obras de teatro hasta conciertos, acompañado de un buen café o unos tragos de cerveza artesanal zacatecana, en un ambiente bohemio que sólo un bar puede generar.

Los actores Sergio Salinas y Juan Manuel Chávez Concha son los administradores de este foro cultural, ideado por la compañía teatral Los Cosmicómicos para establecer un espacio donde pudieran resolver sus necesidades como compañía.

“Ósea, un foro para presentar nuestro trabajo todo el año y no esperar únicamente a los festivales para hacerlo, lo que resolvía otra de nuestras preocupaciones: la generación de públicos consumidores de teatro y de arte”, expone Sergio Salinas.

Este espacio cultural no tiene apoyos gubernamentales y se sostiene por cuenta propia, paga la renta y servicios del inmueble que ocupa, con los ingresos de la taquilla de sus puestas en escena, conciertos y demás eventos, así como con las ganancias de lo que la gente consume en su bar.

La Cáscara no es la única opción en su tipo en la ciudad, y su administrador Sergio Salinas reconoce el reto que representa mantener abierto este foro cultural ante el comportamiento del consumidor.

“En Zacatecas surge un fenómeno muy extraño. Si hay un lugar nuevo lo abarrotan por unos meses, hasta que abren otro, y el primero desaparece, así sucesivamente. Es chistoso, pero es parte de los procesos culturales modernos, acudimos a las tendencias y abandonamos rápidamente lo que en cuestión de días ya es viejo y obsoleto”.

Sergio Salinas, quien es también promotor cultural, insiste en la necesidad de generar los públicos que mantengan estos espacios culturales independientes, a fin de que se asuman como algo normal y necesario para la sociedad, “de esta forma cualquier fin de semana sabríamos a dónde acudir por su oferta y calidad”.

— ¿Por qué el nombre de La Cáscara?

Surge de la necesidad de echar cáscara, como en el futbol, con la intención de que el arte no se vea como algo tan alejado a nosotros, sino algo así como jugar en la esquina de la calle con los amigos. Queremos que este foro sea una posibilidad para ir a ver teatro con los amigos, un día que no se tenga nada mejor que hacer. Al final se podrían tener profesionales en el juego del arte y la cultura.

–¿Qué oferta cultural podemos encontrar en este foro?

Es un espacio donde puedes encontrar presentaciones de bandas locales, nacionales e internacionales, con propuestas nuevas. Obras de teatro de corte experimental y de formato intimista, teatro para niños, talleres, exposiciones, proyección de películas, danza contemporánea, flamenco, etcétera. Es un espacio multidisciplinario que pretende generar una cultura del consumo del arte fuera de las ofertas institucionales.

–¿A qué retos se han enfrentado para mantener abierto este foro?

Los principales retos son el mismo público. No estamos acostumbrados a ser consumidores del arte, música o de cualquier otra disciplina en la que se tenga que pagar; pero, por otro lado, no hay dinero, el salario de los zacatecanos está para llorar y es difícil para una persona costear de su bolsillo para ir cada fin de semana a ver teatro o a una banda de rock.

Otro de los retos, podría decirse, es el de la cultura del espectáculo, basado en una idea errónea de que llenar las plazas con eventos gratuitos abona a la cultura de la gente. En lo personal creo que el público debe ser sorprendido, conquistado, invitado a nuevas experiencias, más no consentido. Si me consienten como público, siempre voy a estar en mi zona de confort y eso limitará mis ganas de aprender y conocer cosas nuevas.

Sergio Salinas sostiene que “pareciera que el trabajo más difícil se lo dejan a los espacios independientes (como La Cáscara), que tratan de implementar estrategias de creación de públicos, de formular dispositivos que involucren a la comunidad, vecinos y artistas”.

La Cáscara se ubica en el corazón de la Capital, en la finca marcada con el número 827 en la calle Juan de Tolosa, misma donde en otro domicilio abrió sus puertas por primera vez hace 3 años.

img_1641_opt

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA