EL MARKETING POLÍTICO DESPUÉS DE LA TOMA DE PROTESTA

Por: M. en C. Alejandro Nicolás González de Luna*

Pasado el proceso electoral, ¿tiene alguna utilidad el marketing político para un gobierno en funciones?

¿Cuántas veces hemos visto gobiernos que hacen las cosas de manera ejemplar y que pierden el respaldo de la ciudadanía?; o por el contrario, seguramente también hemos sabido de malas administraciones que trascienden en el ámbito político logrando la continuidad de los proyectos que representan.

La clave puede estar en la implementación de una buena estrategia de marketing político; utilizar esta herramienta como un canal de comunicación servirá para escuchar a la gente y a la vez informarles sobre las acciones realizadas, para que la percepción que tiene la ciudanía de su gobierno se mantenga positiva.

La comunicación lograda a través de las diversas herramientas que el marketing político nos proporciona nos indicará las necesidades de la población, pero sobre todo cuáles son las más prioritarias de atender.

Una vez que hemos identificado los problemas principales que hay que resolver, podemos proyectar de manera eficiente los recursos administrados, para que nuestras acciones gubernamentales se sustenten en la atención de necesidades y deseos de la sociedad.

Pero no basta con identificar lo que falta hacer y llevarlo a cabo, además tenemos que lograr que las acciones se comuniquen a nuestros representados de manera clara, precisa y concisa, es decir, en este caso, el marketing político nos sirve para generar estrategias de comunicación eficiente.

Es preciso entonces, tener en cuenta que el marketing político se ha entendido como una herramienta para ganar elecciones, pero recordemos que la permanencia en el Poder se trabaja  todos los días.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA