El 2×1 Productivo, un “fondo de retiro” para migrantes zacatecanos

*En lo que va del 2016, se han impulsado 28 proyectos productivos en 16 municipios

* La crianza y engorda de ganado, granjas, refaccionarias, cafeterías y restaurantes, los principales

Raquel Ollaquindia

img_0716La separación de familias, los peligros que existen en el camino hacia el norte y la pérdida de población en edad productiva son tres factores negativos que se ligan a la cuestión migratoria en Zacatecas.

Sin embargo, la llegada de remesas que suponen una importante fuente de ingresos para la entidad y la aplicación de recursos en los programas implementados por los propios migrantes, en colaboración con las autoridades, son la contraparte de un problema social añejo en el estado.

Una de las acciones que ha cobrado mayor fuerza en los últimos años es la del programa 2×1 Productivo.

El objetivo principal del programa es generar las condiciones adecuadas para que los zacatecanos, que ahora residen en Estados Unidos, puedan regresar al territorio estatal y encuentren opciones de desarrollo en sus comunidades de origen, a través del trabajo de familiares y vecinos.

Los migrantes ven esta estrategia de impulso a proyectos productivos como un “fondo de retiro”, aseguró Jorge Chávez López, coordinador del programa 3×1 de la Secretaría del Zacatecano Migrante (Sezami).

Sostuvo que se tiene la doble meta de, primero, lograr que sus familiares ya no tengan que emigrar y, segundo, que ellos puedan regresar a México con un negocio propio en marcha.

El hecho de que a la fecha no hayan tenido conocimiento aún de ningún zacatecano que haya regresado a la entidad bajo estas circunstancias, señaló que se debe a que apenas se están impulsando estos proyectos y consideró que se requiere de un plazo mayor para consolidar realmente una empresa.

Los recursos invertidos en el programa 2×1 ascienden a unos 20 millones de pesos por año, y tan sólo en este 2016 se han apoyado 28 proyectos productivos. El esquema de inversión está contemplado en las reglas de operación a nivel federal y hablan de un 1×1, es decir, por un dólar de los migrantes, la Federación poner otro.

Sin embargo, Zacatecas ha dado un paso adelante y ha asegurado en el presente sexenio la aportación de un dólar más por parte del gobierno del estado, convirtiéndolo así en un programa 2×1.

Chávez López mencionó que la aplicación de este programa se ha ido extendiendo con el paso de los años, puesto que en un inicio únicamente se recibían proyectos para los municipios de Fresnillo, Valparaíso y Nochistlán, que son los que presentan mayores índices de migración.

No obstante, poniendo el ejemplo de 2016, enumeró un listado de 16 municipios que son Apozol, Benito Juárez, Cuauhtémoc, Fresnillo, Francisco R. Murguía, Guadalupe, Mezquital del Oro, Monte Escobedo, Nochistlán, Pinos, Santa María de la Paz, Sombrerete, Tepechitlán, Tlaltenango, Villa García y Zacatecas.

Esta expansión significa que cada vez son más las federaciones y asociaciones de migrantes zacatecanos las que buscan invertir en este programa. Entre estos grupos, el coordinador del programa 3×1 se refirió a las federaciones del Sur y del Norte de California, la Federación Internacional de Zacatecanos en Los Ángeles, la Federación de Orange, la de Atlanta y la de Denver.

El interés de los zacatecanos que viven allende las fronteras de México ha ido creciendo y una de las razones para ello es la amplitud de posibilidades que ofrece el 2×1, ya que, de acuerdo a lo explicado por el funcionario estatal, no existe prácticamente ninguna restricción acerca del tipo de proyectos, únicamente que no sean “giros negros”.

Hasta ahora se han tenido inversiones en actividades agropecuarias y de servicios, por ejemplo granjas, refaccionarias, cafeterías, restaurantes e inclusive equipamiento de consultorios dentales.

Algunos de los proyectos más destacados —apuntó Chávez López— son los ganaderos, principalmente con el desarrollo de criaderos de raza pura y la engorda de ganado, puesto que los beneficios económicos que dejan son elevados.

Entre las acciones impulsadas con recursos de este programa está la apertura de una clínica de rehabilitación para personas accidentadas o lesionadas en el estadio de futbol Francisco Villa.

Otro ejemplo —añadió— está en el municipio de Moyahua, donde se puso en marcha un criadero de peces, que abastece de este alimento a la región, y que genera jugosas ganancias a los productores.

Los proyectos productivos del 2×1 se han extendido en todo el territorio estatal porque han cumplido su propósito de encaminarse “directamente a apalancar la posibilidad de mejorar las condiciones de vida de una familia, tanto en Estados Unidos como aquí”, aseveró.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA