Yosoy132, herencia y despertar del poder ciudadano

  • 2018 podría revivir la organización ciudadana versus poder político

 

Alonso Chávez Landeros

 

Los ciudadanos pueden organizarse y su poder quedó demostrado hace cuatro años. El movimiento estudiantil #Yosoy132 floreció y se marchitó en la elección presidencial de 2012, pero dejó una semilla que aún puede brotar en 2018.

Emilia Pesci y Edgar Francisco González son dos jóvenes que participaron como estudiantes universitarios activamente en el 132 en Zacatecas y quienes al reflexionar sobre el movimiento evitan definirlo como una organización y optan por hablar de ciudadanos organizándose en forma horizontal, sin liderazgos y sin ideologías.

“El obstáculo más grande para este tipo de iniciativas siempre ha sido la apatía y el desencanto general por las cosas públicas, en lo cotidiano te topas con mucha gente diciendo “¿para qué lo haces si no va a pasar nada?”, expresa Eduardo Goitia, otro activo participante del movimiento.

El #Yosoy132 nació cuando el 11 de mayo de 2012 el entonces candidato presidencial priista Enrique Peña Nieto visitó la Universidad Iberoamericana, donde la comunidad estudiantil protestó en su contra y el ahora mandatario tuvo que esconderse en los baños y retirarse escoltado.

Los medios de comunicación alineados al proyecto presidencial minimizaron la protesta y acusaron de porros a los manifestantes. Con un video en redes sociales, 131 alumnos con credencial en mano respondieron a los señalamientos. La ciudadanía se sumó en la redes y se volcó a las calles al movimiento estudiantil más grande del país desde 1968.

Francisco González considera que el movimiento vino a traer aires distintos a Zacatecas, “tanto en el uso de las redes sociales como en los referentes a la participación ciudadana”.

En la entidad el movimiento tomó las calles y plazas públicas para organizarse, presentó iniciativas legislativas, organizó debates de aspirantes a la alcaldía capitalina, un contra informe de gobierno y denunció penalmente a legisladores y funcionarios estatales por supuestos actos de corrupción.

Los jóvenes coinciden en que #yosoy132 tuvo debut y despedida en 2012, pero dejó una herencia. “Semillas de organización que van dando resultados poco a poco”, reflexiona Eduardo Goitia, quien afirma que el movimiento sirvió de semillero para muchos otros colectivos, organizaciones e iniciativas que están vigentes.

En contraparte, Emilia Pesci dice que el 132 no aportó a la política zacatecana o nacional, “al menos, no a esa que tiene que ver con elecciones, ya que de haber sido así, hoy contaríamos con candidatos de mediana calidad, pero no fue así y la exigencia del electorado por los aspirantes tampoco cambió mucho”.

A decir de Francisco González, los movimientos sociales son como las olas del mar, “van y vienen”; y no descarta el surgimiento de uno nuevo. “Recordemos que 2012 fue una elección presidencial; a ver cómo se pone el 2018 con Ayotzinapa, Pemex y otros crímenes de estado encima”.

Eduardo Goitia retoma la idea del politólogo Luis Villoro de que el poder político de arriba sólo podrá reducirse en la medida que la colectividad aprenda a crear su propio poder fuera de partidos e instituciones, para lo que hace falta un gran esfuerzo organizativo y un compromiso colectivo muy fuerte.

IMG_0372 IMG_0366

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA